CASTILLOS E IGLESIAS.


Despues de cuatro arduos e intensos meses viajando a través de Asia y Rusia, finalmente llegamos a Europa. Nuestra puerta de entrada fueron los países bálticos. A través de Estonia, Letonia y Lituania ingresamos a lo que consideramos la parte mas fácil y relajada del viaje. Grandes castillos, limpias habitaciones, trenes que salen sin retraso, vestigios de la ocupación soviética, buses con muchos asientos libres, muy buena comida y altos precios, nos dieron la bienvenida al viejo continente.

Despues de visitar una cantidad importante de iglesias y castillos en la capital de Estonia, Tallin, fuimos a la isla de Sareema, luego a Riga y terminamos este recorrido en Vilnus, la capital de Lituania. En todos esos lugares vimos prácticamente lo mismo, una innumerable cantidad de iglesias, hermosa arquitectura y castillos medievales. Si ahora me preguntan cual era el nombre de ese castillo, o que paso en aquella iglesia … no tengo idea!

Al tratar de explicar lo anterior y frecuentemente surge en mi cabeza la misma pregunta: Por que estoy viajando? Interrogante para la que siempre tengo una respuesta diferente.

Al estar viajando por mas de cuatro años, creo que el desafío mas grande que debo enfrentar día a día, es que el ir a un lugar nuevo todos los días, cambiar de ciudad cada tres días y moverse a otro país cada tres semanas, no se transforme en algo monótono o en una rutina.

Les puede parecer una locura lo que digo, pero al comienzo del viaje cada momento tenia un significado muy especial, cada frontera que cruzaba, cada persona que conocía, cada día era una aventura, cada templo, cada montaña, etc. Desde hace algún tiempo, deje de sentir mariposas en el estomago al cruzar a otro país, ya no quiero conocer mochileros con “Lonely Planet” y mis días no tienen la misma intensidad de los primeros.

Me di cuenta que me acostumbre a esta vida de viajero empedernido y ya no lo estaba viviendo con la misma pasión. Necesito un cambio pensé!  Tengo que ir a países mas riesgosos, en guerra civil, anárquicos y con un total descontrol. Como el Congo, Somalia, Irak y Afganistán.

Es esta la solución? Buscar aventuras, peligros y excitación sin sentido para exaltar el ego y tratar de llenar un vacío sin fondo?

Hoy creo que la solución no esta en el exterior, ya no importa el donde voy, sino mas bien el como voy. No es necesario subir la montaña mas alta o visitar la iglesia mas antigua para encontrarle sentido al viaje. Lo mas importante es como escalo la montana, como recorro el camino.

Tal como dijo Jim Morrison, “esta es la mejor parte del viaje!” 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: