HARACHO!

[vimeo https://vimeo.com/49761829  W=1000&H=250]

En China Nea comenzó a hacer contactos para ensenar yoga en Rusia. Así conocimos a Dimitri y Tatiana, ella es ucraniana y el ruso. Están casados y juntos administran una escuela de yoga en la capital rusa. Cuando el tren llego a Moscú a las 6.10 de la mañana, nos estaban esperando en la estación. Fueron excelentes anfitriones, entre otras atenciones nos invitaron a recorrer en barco el rio Moskva, donde brindamos con vino chileno!

Una mañana Nea me dijo: Estamos invitados a una exhibición el viernes a las dos de la tarde. No sabíamos que tipo de exhibición veríamos y yo no tenia muchas ganas de ir. Prefería pasar mi día viernes en la plaza roja, explorando las calles de Moscú o viendo la Eurocopa en algún bar de mala muerte, donde ojala se armara una pelea entre rusos!

Extrañamente dos días antes de la exhibición, tuvimos que enviar a algun lugar todos nuestros datos personales, números de pasaporte, visas, etc. Para aumentar mi intriga, luego supimos que la exhibición estaba financiada por el gobierno ruso y no esta abierta al publico general.

La exhibición era en un edificio muy antiguo, seguramente construido durante los tiempos de la unión soviética. Desde afuera la estructura del edificio era simple, un gran rectángulo de concreto con puertas y ventanas. Por dentro una extensa red de túneles, pasillos y salas secretas.

Finalmente nos enteramos que era una muestra acerca el Universo y el Cosmos. Además habia una replica exacta de cada satélite que los rusos enviaron exitosamente al espacio. Nuestro guía era un científico que trabajaba tratando de descubrir nuevos planetas e investigando galaxias desconocidas. Fueron cuatro horas muy interesantes, donde no paramos de hacer preguntas que generaron respuestas confusas, sorprendentes y escalofriantes. Aprendimos por que la mecánica de los satélites debe ser extremadamente simple, supimos si el hombre realmente llego a luna, o por que el agua no hierbe a 100 grados C en Tíbet.

Fue un viaje increíble al espacio desconocido de ese edificio de concreto, que nos permitió ver el universo desde lo mas alto como un todo.

Cuando aterrizamos en el desierto de Kazakstán, nos dimos cuenta que ya no necesitábamos llamarnos chilenos, australianos o rusos, porque somos … del mismo lugar.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: